• Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

Blog para compartir experiencias

shutterstock_124599166

Al hablar de salud bucodental lo primero que nos viene a la cabeza es una correcta higiene. En seguida, la imagen del cepillo de dientes flota en nuestra imaginación. Y sí, es cierto que es una de las herramientas más eficaces para tener unos dientes sanos y fuertes, pero no la única. No, aquí, como en la mayoría de (por no decir todos) los temas relacionados con la salud, la alimentación juega un papel muy importante.

Lo sé, no es necesario que te diga que tu peque necesita tener una dieta sana y equilibrada, en la que las vitaminas, minerales, calcio y la correcta medida de flúor jueguen un papel protagonista. Sí, lo sé: por muy padres primerizos que seamos, el sentido común nos hace ver lo importante que es una correcta dieta para la salud general de nuestro peque. De todos modos, refresquemos cuáles son esos alimentos que benefician una correcta salud bucal:

– Frutas y verduras ricas en fibras, por ejemplo, la manzana, la pera, la zanahoria. Su ingestión ayuda a estimular la salivación, a eliminar la placa dental y a refrescar el aliento.

– Legumbres y hortalizas, beneficiosas para la estructura del diente y los huesos.

– Productos lácteos, por el aporte de calcio.

– Agua con flúor. En algunas comunidades se fluorizan las aguas para prevenir la caries. Habla con tu odontólogo para ver si es el caso de tu comunidad y determinar si es necesario un aporte adicional de flúor (además del aporte procedente de dentífricos y colutorios).

Sin embargo, para una correcta y sana alimentación no solo es importante lo que nuestros peques coman, sino el respetar los horarios de las comidas.

Comer entre horas, el conocido picoteo, no solo nos hace subir de peso sino que afecta de manera directa a nuestros dientes. ¿Por qué? Normalmente, cuando los peques comen entre horas (ejem… es aplicable a los adultos también), suelen relajar su alimentación y tomar zumos, refrescos, aperitivos dulces o salados, galletitas… Bien, pues los azúcares y almidones de estos deliciosos pero traicioneros alimentos se confabulan con la placa dental para producir ácido, ácido que ataca al esmalte de nuestros dientes pudiendo llegar a generar caries.

La simple ingestión de una galleta provoca la creación del dañino ácido. Por ello, cuanto más azúcar comamos más ácido se producirá. Si caes en la tentación procura cepillarte los dientes y así evitar males mayores.

Así que no lo olvides: la correcta alimentación e higiene bucal desde la más tierna infancia puede frenar la aparición temprana de las temibles caries.

Deja un comentario

BrowserPreview_tmp-1

El abuelo Ignacio tiene ya noventa y nueve años, y para el próximo domingo cumplirá los cien. Así que va a celebrar una gran fiesta en el parque de los jubilados para conmemorar que es el hombre más mayor de Pueblilla del Monte y de toda su Sierra. Con su propia mano, y utilizando vocales redonditas y consonantes floreadas, ha escrito unas bonitas invitaciones para todos sus vecinos. Incluyendo también, por supuesto, a su gran amigo el doctor Margarito Cifuentes, al que conoce desde que era niño y todavía sigue sin explicarse por qué no ha envejecido igual que él. “Deben de ser misterios de la naturaleza”, piensa mientras le da vueltas a la cabeza.

El abuelo Ignacio conserva, intactos y muy sanos, todos sus dientes. De pequeño ya le enseñó su madre como tenía que lavarse bien diente a diente, y sin olvidar las encías. Las visitas al doctor Margarito también le ayudaban bastante, lo mismo que comer alimentos sanos. Por eso en su fiesta de su cien cumpleaños sólo va a servir platos ricos en flúor y calcio.

—Buenos días Margarito, parece que hoy hace fresquito. Vengo a traerte con ilusión de mi cumpleaños la invitación.

Margarito Cifuentes, el dentista más famoso de Pueblilla del Monte y de toda su Sierra, abre el sobre con inmensa alegría. Nada mejor que una fiesta para celebrar que cien años son un siglo y que un siglo no es nada comparado con su edad. La invitación está escrita con tinta azul celeste y los bordes adornados con florecillas silvestres. Margarito empieza a leer:

FIESTA DEL FLÚOR Y EL CALCIO PARA CELEBRAR EL SIGLO DEL ABUELO IGNACIO

Mis cien años cumpliré con gran alegría, por eso no quiero que faltes en este importante día.

Para ello he preparado un menú muy sabroso en el que el flúor y el calcio son lo más hermoso.

Porque todos saben que si quieres conservar tus dientes, debes comer ricos nutrientes.

De primero: lentejas con espinacas, acelgas y grelos, que de mucho calcio están todos llenos.

De segundo: salmón con lechuga y patatas, que tienen mucho flúor y además son muy sanas.

Para el postre: un gran vaso de leche con galletas, más calcio para una dentadura perfecta.

Y así fue como el abuelo Ignacio celebró sus cien años dejando el mejor regalo para sus invitados: una comida estupenda donde el flúor y el calcio, que son ideales para conservar unos dientes sanos, fueron los verdaderos protagonistas.

Deja un comentario

Captura de pantalla 2016-01-13 a la(s) 15.23.40

En ocasiones los primeros molares permanentes erupcionan con la estructura alterada, lo que recibe el nombre de hipoplasia de esmalte. Esta patología se puede manifestar con falta de esmalte y un cambio en el color dental a marrón-anaranjado, algo que, lógicamente, puede alarmar a los papás. Pero, como casi todo, si se detecta a tiempo […]

En ocasiones los primeros molares permanentes erupcionan con la estructura alterada, lo que recibe el nombre de hipoplasia de esmalte. Esta patología se puede manifestar con falta de esmalte y un cambio en el color dental a marrón-anaranjado, algo que, lógicamente, puede alarmar a los papás. Pero, como casi todo, si se detecta a tiempo no tiene por qué ser grave. Hoy vamos a explicar por qué se pueden producir estos defectos en los dientes, y la importancia de que un odontopediatra realice un diagnóstico cuanto antes.

El esmalte dentario es la estructura dental dura y resistente que recubre el diente y actúa como barrera protectora ante el medio externo. La formación del esmalte es un complejo proceso muy regulado, en el que están involucrados muchos genes, y que se lleva a cabo durante un largo periodo de tiempo. Por lo tanto, los defectos en el esmalte pueden producirse como parte de un síndrome generalizado, como un defecto hereditario o incluso por causa de la influencia ambiental.

Según diversos estudios la hipoplasia del esmalte puede estar relacionada con factores muy diversos: déficits nutricionales en la infancia, infecciones severas -especialmente durante el primer año de vida-, infecciones prenatales, problemas renales, fallos en el metabolismo, ingestión excesiva de flúor y factores locales (como infecciones, traumatismos, cirugías e irradiación).

Lo que ocurre es que al alterarse la primera barrera del diente, el esmalte, las muelas que sufren esta patología son más débiles y pueden desarrollar caries con más facilidad. La debilidad del esmalte provoca que estas caries sean muy extensas y de avance rápido. Además, las muelas con amplias zonas de hipoplasia pueden ser sensibles a los estímulos térmicos y mecánicos tan pronto como erupcionan debido al rápido desgaste que se produce. Para intentar minimizar esta sensibilidad se suele acudir a la aplicación tópica de flúor que complementa el tratamiento de la hipoplasia.

Éste tratamiento de muelas que sufren hipoplasia del esmalte va a variar en función del grado de afectación. En caso de que la afectación sea leve, las muelas pueden restaurarse con resinas blancas (composites). En casos de afectación más severa es posible que haya que recurrir a recolocar coronas de cromo-níquel, algo que funcionará como restauración provisional hasta que la erupción total del diente permita realizar un tratamiento definitivo.

Deja un comentario

¿Quieres ver nuestro vídeo "La primera vez"?