• Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

Blog para compartir experiencias

Tú también puedes compartir salud bucodental

Hoy es el Día Mundial de la Solidaridad, una celebración muy especial que nos recuerda la importancia de colaborar con aquellos que más lo necesitan para hacer frente a las desigualdades en el campo de la salud bucodental y las diferencias en el acceso a los cuidados básicos, con especial atención a los niños y jóvenes.

Como sabéis, una salud bucodental adecuada es fundamental para gozar de una buena salud y una buena calidad de vida, pero no todos tenemos las mismas posibilidades de acceso a los tratamientos y los cuidados necesarios. Estas diferencias afectan a la calidad de vida de las personas, especialmente en el caso de los niños.

Quiénes se encuentran en situaciones de desigualdad o pobreza, tienen menos posibilidades de acceder a una prevención apropiada y un correcto acceso a los cuidados dentales y, por tanto, tienen más posibilidades de padecer enfermedades bucodentales como la caries o la enfermedad periodontal.

Entre estas enfermedades derivadas de malas condiciones de higiene bucodental, la caries dental es la enfermedad crónica infantil más común. Y, de no tratarse adecuadamente, sus consecuencias pueden incluir desde impactos negativos en la nutrición y el crecimiento infantil, hasta consecuencias negativas en sus interacciones sociales.

A pesar de ser prevenible, a través de medidas sencillas como el uso regular de pasta fluorada, la caries dental no tratada es una de las situaciones más frecuentes en entornos con pocos recursos.

¿Cómo podemos ayudar nosotros?

Existen muchas iniciativas que mantienen una estrecha colaboración con entornos que necesitan cuidados básicos en salud bucodental, con las que puedes participar mediante la donación de productos, la participación activa en forma de voluntariado, etc.

Desde PHB, colaboramos con distintas entidades mediante la donación de productos de higiene bucodental, para hacerlos llegar a quienes más los necesitan, y promovemos hábitos de higiene y alimentación saludable, que incluyen la reducción del consumo de azúcar.

A lo largo de este año, hemos realizado donaciones de productos PHB a varias entidades. Conócelas y descubre cómo tú también puedes colaborar activamente para hacer posibles los proyectos de estas entidades:

  1. Asociación de Voluntarios para la Salud Dental – DENTALCOOP

  2. Fundación Pere Tarrés

  3. Creu Roja Joventut

  4. Escola Projecte

  5. Fundación Amigos de Rimkieta

  6. Pharmahelp

  7. Hermanitas de los Pobres

  8. Hermandad de la Soledad de San Lorenzo

  9. ONG Marista de Educación para el Desarrollo, Cooperación Internacional y Voluntariado (SED)

¡Seamos solidarios!

Pongamos un ejemplo: A partir de las donaciones que recibe, la Asociación DentalCoop actúa generando propuestas de acción “en campo”, con la creación de centros de salud dental que ayuden a mejorar la calidad de vida y la higiene bucodental de poblaciones y colectivos con poco o escaso acceso a recursos; incluyendo la formación de personal y donación de equipos y productos.

Por tanto, a la pregunta qué podemos hacer, ¡ser solidarios es la mejor respuesta! Anímate a colaborar. Accede a las páginas web de estas entidades e infórmate acerca de cómo puedes ayudar.

Con nuestra solidaridad, podremos contribuir a que estos cuidados básicos lleguen a aquellos que más los necesitan y reducir las desigualdades presentes en nuestro entorno.

Deja un comentario

shutterstock_124599166

Al hablar de salud bucodental lo primero que nos viene a la cabeza es una correcta higiene. En seguida, la imagen del cepillo de dientes flota en nuestra imaginación. Y sí, es cierto que es una de las herramientas más eficaces para tener unos dientes sanos y fuertes, pero no la única. No, aquí, como en la mayoría de (por no decir todos) los temas relacionados con la salud, la alimentación juega un papel muy importante.

Lo sé, no es necesario que te diga que tu peque necesita tener una dieta sana y equilibrada, en la que las vitaminas, minerales, calcio y la correcta medida de flúor jueguen un papel protagonista. Sí, lo sé: por muy padres primerizos que seamos, el sentido común nos hace ver lo importante que es una correcta dieta para la salud general de nuestro peque. De todos modos, refresquemos cuáles son esos alimentos que benefician una correcta salud bucal:

– Frutas y verduras ricas en fibras, por ejemplo, la manzana, la pera, la zanahoria. Su ingestión ayuda a estimular la salivación, a eliminar la placa dental y a refrescar el aliento.

– Legumbres y hortalizas, beneficiosas para la estructura del diente y los huesos.

– Productos lácteos, por el aporte de calcio.

– Agua con flúor. En algunas comunidades se fluorizan las aguas para prevenir la caries. Habla con tu odontólogo para ver si es el caso de tu comunidad y determinar si es necesario un aporte adicional de flúor (además del aporte procedente de dentífricos y colutorios).

Sin embargo, para una correcta y sana alimentación no solo es importante lo que nuestros peques coman, sino el respetar los horarios de las comidas.

Comer entre horas, el conocido picoteo, no solo nos hace subir de peso sino que afecta de manera directa a nuestros dientes. ¿Por qué? Normalmente, cuando los peques comen entre horas (ejem… es aplicable a los adultos también), suelen relajar su alimentación y tomar zumos, refrescos, aperitivos dulces o salados, galletitas… Bien, pues los azúcares y almidones de estos deliciosos pero traicioneros alimentos se confabulan con la placa dental para producir ácido, ácido que ataca al esmalte de nuestros dientes pudiendo llegar a generar caries.

La simple ingestión de una galleta provoca la creación del dañino ácido. Por ello, cuanto más azúcar comamos más ácido se producirá. Si caes en la tentación procura cepillarte los dientes y así evitar males mayores.

Así que no lo olvides: la correcta alimentación e higiene bucal desde la más tierna infancia puede frenar la aparición temprana de las temibles caries.

Deja un comentario

shutterstock_292955825

  Los pequeños de la casa no están exentos de contraer enfermedades bucodentales. Por eso, es importante comenzar desde bien temprano con el cuidado de sus encías y, posteriormente, sus pequeños dientecillos de leche. Cierto es que a veces, a pesar de nuestros cuidados, tanto ellos como nosotros podemos llegar a padecer alguna molestia en […]

 

Los pequeños de la casa no están exentos de contraer enfermedades bucodentales. Por eso, es importante comenzar desde bien temprano con el cuidado de sus encías y, posteriormente, sus pequeños dientecillos de leche. Cierto es que a veces, a pesar de nuestros cuidados, tanto ellos como nosotros podemos llegar a padecer alguna molestia en nuestra boca. Y es que todos sabemos que no por tener la cabeza limpia no pillas piojos. Sin embargo, también es cierto que si nos cuidamos y vigilamos la boca de los pequeños nos será más fácil atajar las posteriores consecuencias.

 

¿Cuáles son las enfermedades bucodentales más comunes en la infancia?

Comencemos por las temidas caries, las cuales pueden aparecer desde bien temprano. Las llamadas caries del lactante o del biberón se producen por el continuo contacto de los dientes del bebé con los azúcares contenidos en la leche. De ahí que sea importante limpiar las encías de nuestro bebé (incluso aunque no tenga los primeros dientes). 

Enfermedad periodontal: Ésa afecta a las delicadas encías y al resto de tejidos de soporte del diente. Una de estas odiosas circunstancias es acúmulo de sarro. Sí, nos puede resultar extraño imaginar a bebés y niños padeciendo sarro, pero hay quien está predispuesto genéticamente; eso, unido a una incorrecta higiene bucal, provoca que la placa dental (bacterias y comida) se calcifique y deposite en nuestros dientes, creando así el cálculo o sarro. La placa bacteriana puede acumularse en el margen de la encía, pudiendo provocar su inflamación y, por tanto, derivar en gingivitis.

La gingivitis es, sin lugar a dudas, la enfermedad periodontal más conocida. Aparece por la acumulación de placa bacteriana en el margen entre encía y diente, lo cual ocurre en la mayoría de los casos por una mala higiene bucal.

 

¿Qué síntomas nos alertan de que nuestro peque sufre de gingivitis?

  • Inflamación y enrojecimiento de las encías
  • Se queja de dolor de dientes
  • Sangra al cepillarse e incluso al comer
  • Mal aliento
  • Sensación de movilidad en los dientes

 

¿Cómo luchar contra la gingivitis? 

La correcta y temprana higiene bucal es nuestra mejor arma para el cuidado general de la boca. Eso sí, desde que veamos el primer síntoma de alerta en nuestros pequeños debemos acudir al odontopediatra para que nos indique el tratamiento adecuado a seguir. Los peques han de ser independientes y adoptar el hábito de mantener una buena higiene bucodental e interdental para evitar que la acumulación de la placa pueda internalizarse bajo la encía y provocar su inflación. Debe realizarse siempre bajo el control de los papis para garantizar que ésta sea correcta.

 

Deja un comentario

¿Quieres ver nuestro vídeo "La primera vez"?