• Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

Blog para compartir experiencias

shutterstock_124599166

Al hablar de salud bucodental lo primero que nos viene a la cabeza es una correcta higiene. En seguida, la imagen del cepillo de dientes flota en nuestra imaginación. Y sí, es cierto que es una de las herramientas más eficaces para tener unos dientes sanos y fuertes, pero no la única. No, aquí, como en la mayoría de (por no decir todos) los temas relacionados con la salud, la alimentación juega un papel muy importante.

Lo sé, no es necesario que te diga que tu peque necesita tener una dieta sana y equilibrada, en la que las vitaminas, minerales, calcio y la correcta medida de flúor jueguen un papel protagonista. Sí, lo sé: por muy padres primerizos que seamos, el sentido común nos hace ver lo importante que es una correcta dieta para la salud general de nuestro peque. De todos modos, refresquemos cuáles son esos alimentos que benefician una correcta salud bucal:

– Frutas y verduras ricas en fibras, por ejemplo, la manzana, la pera, la zanahoria. Su ingestión ayuda a estimular la salivación, a eliminar la placa dental y a refrescar el aliento.

– Legumbres y hortalizas, beneficiosas para la estructura del diente y los huesos.

– Productos lácteos, por el aporte de calcio.

– Agua con flúor. En algunas comunidades se fluorizan las aguas para prevenir la caries. Habla con tu odontólogo para ver si es el caso de tu comunidad y determinar si es necesario un aporte adicional de flúor (además del aporte procedente de dentífricos y colutorios).

Sin embargo, para una correcta y sana alimentación no solo es importante lo que nuestros peques coman, sino el respetar los horarios de las comidas.

Comer entre horas, el conocido picoteo, no solo nos hace subir de peso sino que afecta de manera directa a nuestros dientes. ¿Por qué? Normalmente, cuando los peques comen entre horas (ejem… es aplicable a los adultos también), suelen relajar su alimentación y tomar zumos, refrescos, aperitivos dulces o salados, galletitas… Bien, pues los azúcares y almidones de estos deliciosos pero traicioneros alimentos se confabulan con la placa dental para producir ácido, ácido que ataca al esmalte de nuestros dientes pudiendo llegar a generar caries.

La simple ingestión de una galleta provoca la creación del dañino ácido. Por ello, cuanto más azúcar comamos más ácido se producirá. Si caes en la tentación procura cepillarte los dientes y así evitar males mayores.

Así que no lo olvides: la correcta alimentación e higiene bucal desde la más tierna infancia puede frenar la aparición temprana de las temibles caries.

Deja un comentario

BrowserPreview_tmp-1

El abuelo Ignacio tiene ya noventa y nueve años, y para el próximo domingo cumplirá los cien. Así que va a celebrar una gran fiesta en el parque de los jubilados para conmemorar que es el hombre más mayor de Pueblilla del Monte y de toda su Sierra. Con su propia mano, y utilizando vocales redonditas y consonantes floreadas, ha escrito unas bonitas invitaciones para todos sus vecinos. Incluyendo también, por supuesto, a su gran amigo el doctor Margarito Cifuentes, al que conoce desde que era niño y todavía sigue sin explicarse por qué no ha envejecido igual que él. “Deben de ser misterios de la naturaleza”, piensa mientras le da vueltas a la cabeza.

El abuelo Ignacio conserva, intactos y muy sanos, todos sus dientes. De pequeño ya le enseñó su madre como tenía que lavarse bien diente a diente, y sin olvidar las encías. Las visitas al doctor Margarito también le ayudaban bastante, lo mismo que comer alimentos sanos. Por eso en su fiesta de su cien cumpleaños sólo va a servir platos ricos en flúor y calcio.

—Buenos días Margarito, parece que hoy hace fresquito. Vengo a traerte con ilusión de mi cumpleaños la invitación.

Margarito Cifuentes, el dentista más famoso de Pueblilla del Monte y de toda su Sierra, abre el sobre con inmensa alegría. Nada mejor que una fiesta para celebrar que cien años son un siglo y que un siglo no es nada comparado con su edad. La invitación está escrita con tinta azul celeste y los bordes adornados con florecillas silvestres. Margarito empieza a leer:

FIESTA DEL FLÚOR Y EL CALCIO PARA CELEBRAR EL SIGLO DEL ABUELO IGNACIO

Mis cien años cumpliré con gran alegría, por eso no quiero que faltes en este importante día.

Para ello he preparado un menú muy sabroso en el que el flúor y el calcio son lo más hermoso.

Porque todos saben que si quieres conservar tus dientes, debes comer ricos nutrientes.

De primero: lentejas con espinacas, acelgas y grelos, que de mucho calcio están todos llenos.

De segundo: salmón con lechuga y patatas, que tienen mucho flúor y además son muy sanas.

Para el postre: un gran vaso de leche con galletas, más calcio para una dentadura perfecta.

Y así fue como el abuelo Ignacio celebró sus cien años dejando el mejor regalo para sus invitados: una comida estupenda donde el flúor y el calcio, que son ideales para conservar unos dientes sanos, fueron los verdaderos protagonistas.

Deja un comentario

Caries en el diente

La caries, como hemos contado muchas veces es la principal enfermedad de la boca. Sí, has leído bien, enfermedad. A veces nos parece que es una cosa menor pero no nos podemos olvidar de que los dientes son para toda la vida ni de que está en nuestra mano cuidarlos adecuadamente. Hoy en día, afortunadamente, lo tenemos tan fácil como acudir al dentista, pero hace siglos cualquier problema con los dientes solía acabar con un dolor muy intenso y con varios huecos en la boca, allí donde solían estar los dientes.

Estaréis de acuerdo conmigo en que es mucho mejor ahora mismo, pero aún así tenemos la obligación de cuidar nuestraboca adecuadamente. Si cortamos el pelo, nos crece. Si nos hacemos una herida, la piel se regenera. Pero ojo, si perdemos un diente permanente, no va a volver a salir

La caries puede darse en cualquier parte de la superficie dentaria pero existe un tipo concreto de caries al que hoy queremos prestar especial atención. Se trata de la caries cervical (caries del cuello del diente), que es la parte del diente que está en contacto con la encía.

Veamos; la caries se produce por bacterias, que se adhieren a los dientes y que al metabolizar los azúcares de la dieta producen ácidos, que son los que acaban con la superficie del diente. Estas bacterias se alimentan de nutrientes, les gustan sobre todo los más ricos en azúcares, y tienden a ‘esconderse’ en los sitios en los que es más difícil limpiar el diente. Es decir, se encuentran en los surcos de las muelas, en las partes más rugosas, en aquellos sitios en los que hay menos contacto con la lengua o con las mejillas, y en los huecos que tenemos en la boca. Por este motivo es tan importante, además de cepillarse bien los dientes, utilizar el hilo dental y los cepillos interdentales, para que no quede ni rastro de comida en nuestra boca y la caries no lo tenga fácil.

Uno de los sitios en los que suelen ‘acomodarse’ las bacterias es en el cuello de los dientes. Son lugares recónditos que, si no limpiamos bien, se convierten en perfectos alojamientos  para los restos de comida: es precisamente ahí donde más tiende a acumularse la placa dental, que es todo un festín para estas bacterias.

En el cuello del diente, tanto si hay cemento como dentina expuesta, estos no son tan duros como el esmalte , así que las lesiones en esta parte del diente aumentan con gran rapidez y llegan al nervio antes que en otras zonas.

¿Y cómo las evitamos? Es cierto que hay quienes tienen más propensión a este tipo de caries, y en estos casos es importante intensificar la higiene dental.  Tampoco está de más, si sabemos que las caries en el cuello del diente se nos producen más habitualmente de la cuenta, que visitemos al dentista de manera preventiva con una frecuencia mayor que la estándar (cada seis meses). Una rápida revisión puede conseguir que frenemos una caries de cuello y que no vaya a mayores, ya que puede llegar a ser muy doloroso.

¡Así que, ya sabes, extrema la limpieza y acude al dentista!

Deja un comentario

¿Quieres ver nuestro vídeo "La primera vez"?