• Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

Blog para compartir experiencias

shutterstock_77273452

El factor más importante para decidir si empezar o no un tratamiento de ortodoncia temprano es valorar cuáles van a ser las consecuencias de no comenzarlo. Lo que va a condicionar el inicio del tratamiento es la patología que presente el niño, no su edad; algunos problemas ortodónticos son más fáciles de corregir si son […]

El factor más importante para decidir si empezar o no un tratamiento de ortodoncia temprano es valorar cuáles van a ser las consecuencias de no comenzarlo. Lo que va a condicionar el inicio del tratamiento es la patología que presente el niño, no su edad; algunos problemas ortodónticos son más fáciles de corregir si son detectados a tiempo.

El diagnóstico exhaustivo, mediante la realización de un estudio de ortodoncia, es necesario para que el odontopediatra u ortodoncista pueda identificar aquellos problemas que son susceptibles de ser tratados en una etapa temprana (dentición temporal o mixta) y diferenciarlos de aquellos que necesitarán un tratamiento correctivo más tardío (dentición permanente).

Hay casos en los que es necesario planificar el tratamiento de ortodoncia en dos fases. Una primera fase en edad temprana y otra segunda fase cuando hayan erupcionado los dientes permanentes, con la que se finalizará el tratamiento de ortodoncia.

El objetivo que se persigue al empezar un tratamiento temprano de ortodoncia consiste en la corrección de los problemas bucodentales ya existentes o que estén en proceso de desarrollo para preparar un mejor entorno orofacial antes de que la dentición permanente se haya completado.

Cuando observamos problemas que afectan no solo a la colocación de los dientes sino que también involucran a estructuras óseas, como el maxilar o la mandíbula, los tratamientos tempranos pueden están indicados incluso desde los 3 años de edad. Los tratamientos de ortodoncia temprana tratan de aprovechar el crecimiento del niño para conseguir una mejor corrección de su patología y permitir, una vez corregido el problema, que el niño tenga un crecimiento y desarrollo craneofacial fisiológico.

En este tipo de tratamientos la colaboración de los niños y los padres es muy importante para conseguir los resultados planificados. En muchas ocasiones, la corta edad de los pacientes y las características de la aparatología necesaria para el tratamiento implican que los padres sean los responsables de su buen uso y mantenimiento.

Para detectar de forma temprana si nuestro hijo presenta alguna alteración que pueda requerir el inicio de un tratamiento de ortodoncia, no debemos olvidar asistir a las revisiones del odontopediatra cada 6 meses. Este especialista ayudará a resolver las dudas que nos puedan surgir y nos informará de la necesidad o no de empezar el tratamiento de ortodoncia, según cada caso.

Deja un comentario

no me gustan mis dientes

La infancia es una época que se caracteriza por muchos cambios físicos. Durante estos años nuestra personalidad no está totalmente formada, por lo que es común que surjan dudas e inseguridades sobre nuestro aspecto. Para muchos niños, los dientes son un tema de preocupación ya que en nuestro día los enseñamos constantemente al sonreír, gesticular, hablar…

Una de las causas más comunes de complejos son los dientes torcidos o mal alineados. Si tu hijo tiene este problema, debes acudir al dentista para valorar la posibilidad de una ortodoncia. Este tratamiento es muy eficaz para corregir la alineación de los dientes y con ello mejorar la funcionalidad de los dientes (mejor oclusión, masticación de los alimentos, etc.),disminuir la posibilidad de la aparición de problemas bucales como la caries y aumentar la autoestima. Comenzar lo antes posible con la ortodoncia permitirá que el tiempo de tratamiento se acorte, y además hará que tu hijo se sienta comprendido y apoyado al ver que le ayudáis a buscar una solución a su problema.

La ortodoncia es cada día más frecuente, por lo que seguro que tu hijo tendrá otros amigos o compañeros en su misma situación. Para que se sienta más a gusto con el aparato puedes optar por una ortodoncia de colores(déjale escoger sus favoritos) o incluso transparente en algunos casos. Debes recalcarle la importancia de cuidar su higiene bucal mientras dure el tratamiento, para que pueda presumir de sonrisa después.

Otro complejo frecuente son los dientes definitivos que tardan en salir, sobre todo si la erupción de los de leche también ha sido tardía. Ante esta situación, lo único que puedes hacer es decirle a tu hijo que tenga paciencia y asegurarle que antes o después el problema se solucionará por sí solo.

Si los dientes de tu hijo no son todo lo blancos que le gustaría plantéale tus dudas al dentista para buscar una solución. Recuerda que las revisiones regulares os ayudarán a detectar cualquier problema antes de que sea evidente y a tener una sonrisa sana y bonita.

Deja un comentario

cuidar brackets

 

 

Si tu hijo lleva aparatos de ortodoncia, ya sean aparatos removibles o fijos (brackets), es muy importante que le hagas saber que cuidar bien de ellos y seguir al pie de la letra las instrucciones del dentista ayudará a que el tratamiento no se alargue. Por eso, hoy te dejamos una serie de cuidados y recomendaciones para que pueda lucir una sonrisa impecable durante el tiempo que esté con ellos.

Higiene

  • Si el aparato es removible, se aconseja sacarlo de la boca para limpiarlo diariamente. Se debe cepillar hasta eliminar todos los residuos y aclarar bien después. También puedes utilizar unos comprimidos limpiadores con componentes específicos que ayudan a eliminar fácilmente los alimentos, residuos y bacterias que puedan acumularse.
  • Si el aparato es fijo es necesario ser muy cuidadosos con la higiene bucal, ya que los restos de alimentos pueden acumularse con más facilidad. Hay que cepillar los dientes después de cada comida y después de tomar productos con mucho azúcar.  Es aconsejable el uso de un cepillo con filamentos en forma de V que se adaptan a la forma de los brackets y permiten eliminar fácilmente los alimentos depositados alrededor de ellos. Se debe comprobar que los espacios entre los dientes y al lado de los brackets y bandas hayan quedado completamente limpios. Para complementar la higiene, se puede emplear hilo dental después del cepillado o usar cepillos interdentales y enjuagarse diariamente con un colutorio.

Alimentación

Hay algunas comidas que deben evitarse:

  • Alimentos duros: frutos secos, pan duro…
  • Alimentos pegajosos: caramelos, chicles…
  • Hay que tener cuidado con las aceitunas con hueso y el hielo.
  • Al comer bocadillos o verduras y frutas crudas (como zanahorias o manzanas) es mejor cortarlos en trozos pequeños, que sean más fáciles de masticar.

Cuidados del aparato

  • Si el aparato es removible, hay que tener mucho cuidado con los golpes. ¡Un aparato deformado no sirve de nada!
  • Con los fijos,hay que evitar doblar los alambres o despegar partes del aparato.
  • No morder lápices ni bolígrafos, ni usar palillos de dientes.
  • Si se nota alguna deformidad en el aparato o se suelta alguna pieza, hay que acudir al dentista lo antes posible.

Deja un comentario

¿Quieres ver nuestro vídeo "La primera vez"?