• Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

Blog para compartir experiencias

curritoysusonrisa

 

Hace mucho, mucho tiempo, había un mago que viajaba de aldea en aldea en busca de buenos corazones a los que ayudar. Su punto fuerte eran los hechizos y las pociones y con ello ofrecía sus servicios a todo aquel que lo necesitase.

Un buen día el mago llegó a una aldea donde todo iba sobre ruedas. Ningún pueblerino necesitaba de su ayuda, excepto uno, el sapito Curro.
Curro tenía un sueño. Había crecido al lado de Carlitos, su fiel amigo humano. Curro era la mascota de Carlitos y lo hacían todo juntos, excepto cepillarse los dientes, ya que Curro no tenía una sonrisa como la de su compañero. Su boca era verde y gris y él quería una dentadura blanca y fuerte como la de su amigo.

Curro quería poder compartir ese momento con Carlitos, igual que poder compartir su comida con él. Por eso, visitó al mago y éste le dijo que si conseguía lavarse su sonrisa después de cada comida, al cumplir los tres días podría sonreír feliz porque su sueño se cumpliría, de lo contrario, si no se cepillaba los dientes correctamente, volvería a tener su sonrisa verde y triste sin poder cambiarla.

Así fue como Curro aceptó y el mago lo transformó en un sapito sonriente con una sonrisa blanca y reluciente que, además de mejorar su imagen, le permitía comer de todo y le ayudaba a comunicarse mejor con Carlitos, su fiel amigo.

“Me encanta mi sonrisa”, repetía el sapito con mucha felicidad. “Cuida de tus dientes, Curro si no quieres quedarte sin tu sonrisa”, le dijo el mago. Currito le dijo que no se preocupase que lo haría después de cada comida. Pero eso no era lo que más le preocupaba al mago. Este le recordó que no comiese tantas golosinas como Carlitos, ya que eso no era bueno.

Ahora podía compartir miles de momentos con Carlitos y juntos se alimentaban a base de dulces y otros alimentos llenos de azúcar.

Mientras, Curro se lavaba los dientes después de cada comida, pero como junto a su compañero abusaban los dos del azúcar, sus dientes empezaron a oscurecerse.

El tiempo pasó y como Curro cuidaba de su rutina de higiene, su sueño se cumplió, pero no todo era oro. Así fue como un día aparecieron las caries y se fueron extendiendo a poco a poco hasta que Curro decidió visitar al mago. Quería encontrar un remedio antes de que fuera demasiado tarde.

El mago le dijo que él le había advertido y que tenía que cuidar de su sonrisa, no sólo con un buen cepillado, sino también de su alimentación.
Carlitos también tenía caries y Currito se lo contó al mago para que también pudiese encontrar un remedio para su fiel amigo. A los dos les dolían mucho los dientes.

El mago le dijo que sólo podía curar a uno de los dos y Currito le dijo que curase a su amigo Carlitos, que lo necesitaba más que él.

El mago curó la sonrisa de Carlitos y el sapito volvió a casa con su sonrisa verde y triste de siempre.
Como no había cumplido su palabra, el mago no lo había podido salvar y le había devuelto su sonrisa de siempre. Pero al llegar a casa, Currito le dijó a Carlitos que cuidara de su sonrisa y de su alimentación.
Carlitos le abrazó y le dijo que así lo haría. Al día siguiente, al levantarse de la cama, el sapito encontró debajo de la almohada una dentadura sonriente blanca y reluciente de su tamaño.

El mago le había hecho ese regalo como muestra de su amistad y de su buena fe.

Y así fue como Carlitos y Curro sonrieron felices y se lavaron sus sonrientes dientes para siempre.

Deja un comentario

sonrisa

Hay algo que desde que éramos unos bebés no hemos dejado de hacer: sonreír 😉

Los bebés sonríen de forma innata a modo de recompensa para los papis y esta sonrisa durará toda la vida.

Los especialistas explican que los bebés pueden mostrar tres tipos de sonrisa:

1. La sonrisa refleja: aparece alrededor del tercer día y continúa durante el primer mes.

2. La sonrisa general: suele mostrarse a las cuatro semanas. El rostro se ilumina y los ojos brillan, como respuesta a un estímulo.

3. La sonrisa específica: alrededor de los seis meses. Es una sonrisa selectiva, el bebé ya sabe distinguir los rostros familiares y reserva la sonrisa para ellos.

Pero, ¿una sonrisa significa lo mismo en todo el mundo?

Cuando sonreímos tenemos la sensación de que el mundo nos sonríe, pero no podemos estar seguros de ello. Por eso, nos preguntamos si la sonrisa realmente significa lo mismo en todo el mundo.

El primer científico que se hizo esta misma pregunta fue Charles Darwin. En sus investigaciones para encontrar una respuesta, identificó seis emociones básicas que compartimos con nuestros antepasados: felicidad, sorpresa, miedo, repugnancia, enfado y tristeza.

Sin embargo, después de Darwin otros científicos han realizado distintos estudios que revelan cómo las emociones que reflejan sorpresa, miedo, repugnancia y enfado no son identificadas de la misma manera en todo el mundo. Mientras que, la sonrisa sí tiene el mismo significado.

Los investigadores han descubierto que la cultura influye mucho en lo que refleja nuestra cara y que, en general, las sonrisas coinciden con sentimientos de felicidad. Por tanto, la sonrisa es un lenguaje universal.

Ahora que ya sabemos que sonreír siempre expresa felicidad…Hagas lo que hagas, ¡que sea con una buena sonrisa!

 

Deja un comentario

Ya sea un cuento, un libro o una película, los relatos ayudan a estimular nuestra imaginación y pueden ser una estupenda forma de aprender. Pueden servirnos de inspiración, enseñarnos valores, llenarnos de optimismo y felicidad, y estimular nuestra creatividad mientras dejamos volar la imaginación y recorremos los escenarios y paisajes que describen las historias.

La historia del Ratoncito Pérez

Shhh, silencio, ojos bien abiertos y orejas preparadas para escuchar, prestad atención que empieza la historia. Y no es una historia cualquiera, porque su protagonista no es otro que un ratón muy, muy especial, el Ratón Pérez.

¿Sabías que? El Instituto Cervantes nos explica que el Ratón Pérez nació en tiempos remotísimos, cuando las madres ofrecían los dientes de leche de sus hijos a los roedores, para que los niños crecieran fuertes y sanos. Y,  desde entonces, este extraordinario ratón recoge los dientes que los niños colocan bajo la almohada y deja, a cambio, moneditas o regalos”.

Viajamos en el tiempo hasta el año 1902, para descubrir el momento en el que se publicó por primera vez la historia del Ratón Pérez, en un cuento dedicado al rey niño Buby I que colocó su diente debajo de la almohada, como es costumbre hacer, y esperó impaciente la llegada del ratoncito.

Ya se había dormido cuando un suave roce lo despertó. Tras las respectivas presentaciones y varios intentos de cogerle el rabo, Buby consiguió convencer y acompañar a Ratón Pérez en su misión nocturna…

Esta es la primera historia pero, como ya sabemos, no es la última. Durante más de 100 años el Ratón Pérez ha protagonizado muchísimas historias, cuentos e incluso películas. Este ratón, ¡no para quieto!

¿Sabes en qué películas ha aparecido nuestro ratón favorito?

En el cine, ha sido protagonista de las películas “Pérez, el Ratoncito de tus sueños” 1 y 2.  Y es que, al ratoncito le encantan las películas :). A continuación, puedes ver el tráilers de su primera aparición en la gran pantalla:

Con este avance, ¡nos quedamos con muchas ganas de verla!

Igual que a Pérez, a nosotros también nos encanta el cine y sabemos que es una buena oportunidad de descubrir nuevas historias y, como decíamos al principio de estas líneas, dejar volar nuestra imaginación ;).

Por eso, ¡este mes queremos invitarte al cine, ese lugar tan mágico! Psst, Mamis y Papis, podéis descubrir cómo conseguir una entrada gratis en el siguiente enlace: http://www.sonrisasphb.com/

Deja un comentario

¿Quieres ver nuestro vídeo "La primera vez"?