felicidad

 

Sabemos que ser padres no es tarea fácil y, especialmente, no lo es si sois padres y madres primerizos.

Como padres y madres queremos que nuestros hijos crezcan sanos y fuertes, además de que sean felices. Es lo que más deseamos.

Nos asombraríamos al conocer la cifra de niños de entre 8 y 11 años de edad que son infelices y aún así, sus padres les han dado todo lo que han necesitado siempre.

Recordad que saturar a los niños de cosas materiales no los hace más felices, ya que por ejemplo, la televisión no les hace sentir mejor, sólo les entretiene y lo ideal es el contacto con otros niños, relacionarse con los demás.

Queremos que vuestros peques sean más felices y sonrían más. Por eso os traemos una serie de consejos de la mano de Edward Hallowell, psiquiatra y autor de The Childhood Roots of Adult Happiness que, a través de su libro, nos da su receta de la felicidad.

 

  • Debemos aprender a leer las emociones de nuestros peques. Prestar atención a nuestros hijos y reconocer cuando están tristes o felices, animarles a que se relacionen con los demás y pierdan el miedo.

 

 

  • Debemos divertirnos juntos haciendo cosas en família. Busca la niñez conectada, esa que consiste en relacionarse y dedicar tiempo a tus hijos para jugar y divertirse juntos. El juego es sinónimo de alegría y es la forma que tienen los peques para desarrollar habilidades esenciales para su felicidad.

 

 

  • Ayúdale a aprender y a perfeccionar sus talentos. Según Hallowell la receta para la felicidad incluye este factor y dice que las personas felices son aquellas que dominan una habilidad. Y como padres debemos dejar que escojan sus propios intereses y no forzarlos a hacer nada que no quieran hacer.

 

 

  • Es importante no sobreproteger a los hijos ni mimarlos en exceso, ya que los niños que son mimados pueden ser más propensos a crecer como adolescentes aburridos, cínicos e infelices.

 

 

  • Cultivar en su día a día hábitos saludables como el ejercicio, la dieta sana y el sueño. Esto es importante para todos pero, en especial, para el bien de nuestros niños. Debemos establecer en su vida diaria un horario para que aprendan a vivir más tranquilos.

 

 

  • Es bueno que resuelvan los problemas por su cuenta, según Carrie Masia-Warner, psicóloga infantil y subdirectora del Instituto de Ansiedad y trastornos del estado de ánimo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, la sobreprotección bienintencionada de los padres es un grave error, ya que dice que “los padres tratan de arreglar siempre las cosas para sus hijos y tratan de hacerles felices todo el tiempo, eso no es realista”.

 

 

  • La tristeza es un sentimiento permitido. A Hallowell le preocupa que algunos padres se angustien cada vez que sus hijos sufren. Los niños necesitan conocer el sentimiento de la tristeza y que deben experimentarlo. Un ejemplo de ello aparece en la película Inside Out (Del Revés) de Disney. Esta película tiene un mensaje muy interesante para los niños y también para nosotros, los adultos. La sociedad nos ha enseñado que siempre debemos ser felices y la tristeza también debe ser aceptada como un sentimiento que se debe de vivir en algún momento de la vida.

 

 

  • Ser un modelo de conducta para los niños. Los peques perciben el humor de los padres, de manera que si estamos felices, pasaremos a ser un modelo de conducta para nuestros hijos.

 

 

  • Enseñarles a hacer cosas de valor. A medida que se van haciendo mayores. Los niños deben aprender a ayudar a otras personas.

 

Estas son las claves de la receta de la felicidad para nuestros pequeños. Si intentamos seguir estos consejos, haremos que nuestros niños crezcan sanos, fuertes y rebosando felicidad :)

Porque lo más importante es su salud y su bienestar físico y mental.

Recuerda, ¡Sonríe tu primera para que ellos sonrían más!

Deja un comentario