• Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

  • Momentos para Sonreír

Blog para compartir experiencias

La salud bucal empieza por lo que los pequeños comen

La merienda es un hábito que en muchas ocasiones desterramos por el terror a engordar, sin embargo,  la Asociación Española de Pediatría (AEP) aconseja que los menores entre 1 y 12 años realicen 5 comidas al día, algo que los mayores también tendríamos que tomar como costumbre. Además, hemos de tener en cuenta que en la merienda los peques han de consumir el 15% de las calorías del total del día, pues, han de  poder mantener su “ritmo” hasta la hora de la cena.

La merienda no ha de ser un puro trámite, no hemos de caer en la tentación de comprar bollos, pastelitos, zumos y batidos en el kiosco del parque para que los peques aguanten hasta la hora de la cena. No, un día podemos saltarnos la norma de la “comida saludable”, pero no  debemos convertirlo en algo habitual.

Una merienda saludable no tiene por qué ser una comida aburrida y sobre todo ha de ser variada. ¿Qué te recomendamos?

  • Yogurt y pieza de fruta (la manzana además es muy buena para cuidar la higiene bucal).
  • Bocadillo (ojo, cierta crema de chocolate está muy buena, pero no hemos de abusar de ella, el piojo la tiene como sándwich especial los viernes). Hemos de tener en cuenta la cantidad de pan que corresponde para la edad del peque y elegir especialmente fiambres bajos en grasas, quesos y sin olvidarnos de nuestro jamón serrano.
  • Un pedazo de bizcocho casero o magdalenas caseras acompañado de una pieza de fruta o de un zumo de fruta natural.
  • Los frutos secos son otra buena opción, siempre los podemos acompañar de una pieza de fruta.

Cierto es que a muchos peques no les mola comer fruta o bocatas, pero en internet encontramos cientos de trucos sencillos de cómo hacer formas y figuritas atractivas con el pan o con la fruta, convirtiendo la merienda en sana y divertida.

Deja un comentario

027E-150114-004-dibujos-habitos

Ya estamos de lleno en el invierno y el mal tiempo, con lo que me gustaba hace años a mí estos días de tarde y mantita en el sofá relajadamente leyendo o viendo alguna serie… pues ahora esta estación me resulta eterna, a mí tener dos niñas metidas en casa tarde tras tarde se me hace muy muy pesado.

Sé que hay mil actividades para hacer pero mis hijas necesitan desfogarse al aire libre por lo que en cuanto vemos un rayo de sol nos plantamos los gorros y bufandas e intentamos corretear un poco por el parque.

Pero al final por mucho que lo intentemos pasamos una mayoría de tardes en casita, entre que muchos días llueve y anochece pronto, hay que buscar planes caseros. Y es cuando sacamos los juegos de mesa, la plastilina, las acuarelas… Todo eso que nos gusta, pero hay que reconocer que de todo nos cansamos y que hay ratos que nos apoltronamos a ver la tele.

Nuestra tele ya no sabe lo que son las noticias, ni los reportajes… Hace casi cinco años que sólo conoce la programación infantil y la menda casi se ha hecho experta en dibujos animados, es más he de reconocer que hay unos cuantos que me gustan, incluso me gustan bastante más que los de mi infancia (que si ahora los volvemos a ver nos parecen cutres hasta el infinito).

Seguro que nuestros favoritos son los mismos que los de cualquier niño de estas edades: a la pequeña le gusta sobre todo los “Little Einsteins” que en mi opinión están en el otro extremo, un claro ejemplo de que algo puede ser educativo, divertido y bien hecho a la vez, he de reconocer que tengo especial afecto a estos cuatro pequeños y su nave que nos enseñan música y arte.

A la mayor le siguen gustando los Little pero también le gusta “Peppa Pig” y “Ben y Holly” (a la pequeña también) y a mí me parece que tienen un punto, son muy infantiles e inocentes pero con un tono que hace que los padres podamos verlos e incluso nos gusten.

Luego hay otros que a ellas les gustan pero yo no llevo demasiado bien, está “El armario de Cloe” que según empieza ellas ya se están disfrazando, a mí no me disgusta pero la vocecita repelente de la protagonista ya podía cambiar, y por otro lado “La princesa Sofía” que aunque hayan intentado hacer una historia de princesas diferente para mí sigue teniendo un tonito demasiado casposo sobre lo que tiene que ser o no una princesa, sobre el papel del rey y de los sirvientes,… Vamos que se ha modernizado bastante menos de lo que sus creadores quieren creer.

Así pensando un poco por encima creo que no me dejo ninguna de sus favoritas… ¿Cuáles son las preferidas en vuestras casas? ¿Alguna recomendación que hacerme?

Deja un comentario

Visitar al odontólogo durante el embarazo es fundamental

El cuidado dental ha de ser algo habitual en nuestro día a día, nunca hemos de descuidar la limpieza e higiene de nuestra boca. Durante el embarazo, momento en el que según dicen “hemos de cuidarnos por dos” hemos de extremar su cuidado.

¿Cuáles son los cuatro puntos que hemos de tener en cuenta  durante los nueve meses de embarazo?

Nuestras encías, durante el periodo gestacional, se vuelven más sensibles y proclives a rojeces, sangrados e inflamación (gingivitis o incluso periodontitis), hemos de cuidarlas con mayor cuidado y acudir al especialista en caso de tener la duda de padecer alguna de estas enfermedades, pues, aun pareciendo algo “no grave” estas patologías están relacionadas con un mayor riesgo de partos prematuros y/o bebés de bajo peso.

Si bien es cierto que los vómitos y nauseas provocan erosiones dentales es desaconsejable realizar blanqueamientos dentales durante este periodo.

¡Uhm, los antojos! Si tus caprichitos son chocolates, dulces, chucherías en general no olvides limpiar bien tus dientes tras saborearlos. Ahora lo verdaderamente aconsejable es sustituir chuches por fruta.

Una buena higiene bucal y la revisión es la mejor prevención, no dejes de visitar al dentista, si no puedes ir antes de quedarte embarazada o una vez cada trimestre, por lo menos, debes hacerle una visita entre el cuarto y sexto mes. En caso de sufrir infección o alguna enfermedad periodontal ese es el mejor momento y no cuando el embarazo esté más avanzado.

¡Ah, olvidaba algo! Dile adiós a la leyenda urbana que las embarazadas perdemos dientes en los embarazos o que el feto absorbe el calcio de los dientes de la madre hasta agotarlo. Agotar, lo que se dice agotar “agotan nuestras pilas después de nacer”, eso sí que no es un mito, je je je.

Deja un comentario

¿Quieres ver nuestro vídeo "La primera vez"?